Antigramatología para no principiantes

No sólo no hay modelos para hacer una película, sino que para levantar cada plano tienes que usar absolutamente todas las películas que has visto en toda tu vida, o todas las películas y todas las pinturas, o todas las películas y todas las pinturas y todas las fotografías; o todas las fotografías, las pinturas, los cómics y las películas que has visto. Luego, no todo lo que sirve al cine es cinematográfico, ni es un hecho estético. Montar una secuencia y trabajar su tiempo obliga a echar mano de todo lo que viste y viviste. Obliga a imaginar lo que podrías recordar y a recordar lo que no sabías que habías olvidado. También está el hecho -que el cine toma prestado a la literatura-, de que cada historia o idea, al encontrarse con un autor y unas circunstancias pide una forma y un tipo de escritura. Lo que te mantiene escribiendo es la curiosidad por encontrarla.
Finalmente: ¿Dónde queda el misterio inconmensurable de la música o la facultad de sentir el tiempo y elaborarlo con espacios?
Reinventar cada vez las fórmulas, fabricar desde cero tus modelos.

Anuncios

About this entry